Marina Pale Ale

Examen visual

Esta cerveza tiene un color entre ambarino y cobrizo, con un carbónico visible en la copa y una espuma densa y persistente.

Examen olfativo

En primer lugar, en la nariz encontramos recuerdos de maltas caramelizadas, estos mismos recuerdos dan paso a unos ligeros aromas de albaricoque o higos y frutas en almíbar. Poco a poco y mientras la cerveza coge algo de temperatura, el lúpulo gana presencia y aporta aromas mas resinosos.

Examen gustativo

Es evidente que en la boca el lúpulo de esta Pale Ale se vuelve mas agresivo y le gana mucho terreno a la malta. Al principio parece que sea una cerveza muy líquida que deja cierta untuosidad en la boca, pero hay un cambio de sentido, gana algo de cuerpo y deja un final seco.

El lúpulo deja a la vista del paladar unos sabores herbáceos y algo resinosos de pino y la malta, que también tiene algo que aportar, nos deja un recuerdo con leves toques de madera.

Posible maridaje

Merluza con salsa de cítricos, mousse de apio, hojas de escarola y piñones.

Un pescado tan suave aporta algo de mineralidad y salinidad al conjunto, los cítricos, el apio y la escarola, controlan en la boca el lúpulo y para que no se nos pierda la parte del cereal, los piñones.

Edgar Rodríguez, Somelier de cervezas.